Historia del pan

Principal | Historias y mitos

.

Es curioso cuando conoces cómo se ha creado algo. En el caso del pan, como de muchas otras cosas, fue pura
casualidad y el motivo un olvido. Por el neolítico, un antepasado nuestro que ya conocía las semillas y los cereales sabía
que al triturarlos y mezclarlos con agua, obtenía una papilla. Papilla que un día olvidó de tomar y al volver se había
secado, adquiriendo forma de torta. Ésta sería la primera forma del pan.

Tambien se dice que fueron los egipcios quienes lo elaboraron por primera vez este delicioso alimento, posiblemente
entre el quinto y séptimo milenio antes de cristo, elaboraban la masa con grano molido rudimentariamente, y le añadían
únicamente agua. Con el tiempo, la preparación varió tanto proceso y cocción.

La molienda del grano se realizaba con dos piedras cilíndricas unidas en el centro: la de abajo permanecía fija y la de
arriba era movida manualmente; luego se tamizaba la harina para extraer el salvado. Y se cocinaba en moldes de tierra.
Algunos sostienen que la afición por fermentar los brotes de trigo para hacer cerveza, hizo que se incorporara la
levadura al proceso de amasado; y así surgió el hori, un pan suave destinado únicamente a los faraones.

Los egipcios no fueron los únicos panaderos. En la antigua Mesopotamia se consumía un tipo de masa elaborada con
cereales machacados o molidos, los asirios consumían una especie de galleta cocida que acompañaban con cebolla; y
los griegos, elaboraban una galleta sin levadura.

Pero fueron los compradores de los granos egipcios y creadores del horno quienes perfeccionaron la técnica de
elaboración y llegaron a obtener más de 62 clases diferentes. Entre los favoritos estaban el pan de salvado, de trigo
negro, de avena, de centeno y de todas las variedades existentes de trigo (cocido a la sartén, al horno, en planchas de
hierro, amasado con leche, con miel). Con el tiempo, la elaboración de pan se extendió por todo el mundo, hasta ocupar
un lugar protagónico en la alimentación por sus beneficios nutricionales y fácil digestión.

Las nuevas técnicas industriales han permitido variadades en el arte de la panadería. Algunos son más blandos y menos
procesados, como el pan para sandwich, que lleva distintas clases de grasa; otros, como el baguette, no contienen
mantequilla; y están el integral y los elaborados con diversos cereales como el maíz, el centeno y la avena, entre otros.

El pan en la religión:
El cristianismo también ha utilizado el pan como símbolo, Dios se reencarnó en pan de trigo para quedarse en el mundo
y Jesús nace en Belén, que significa pan. En muchos pasajes bíblicos, se nombra el pan. Con Jesús de Nazaret se sigue
la tradición judía de la bendición del pan y el vino. El pan fue el alimento de la última cena, y en torno a él se celebra el
sacramento de la Eucaristía.
Dios le dijo a Ezequiel que hiciera diferentes panes con cebada, habas, lentejas y mijo

El olor y sabor del pan nos transportan a todos y ningún lugar, suponen la precipitación de las sensaciones y sugieren
un bienestar anhelado por todos, por ello, tan sencillo y tan importante a la vez, la figura del pan representa mucho más
que un alimento.
pan.jpg (55355 bytes)

Cod.: hc00154